lunes, 6 de noviembre de 2017

DISFRUTA DEL COLOR DEL OTOÑO EN EL ALTO ALFAMBRA

Ha sido un inicio de otoño bastante anómalo. Seco y cálido. No ha sido uno de aquellos otoños de días grises, de tierra mojada, de noches frías  ... 

Los árboles de la ribera del Alfambra han llegado agotados al final de la temporada. En un año de precipitaciones otoñales medias, el río recuperaba el caudal tras el estiaje y refrescaba la ribera. Este otoño, por contra, el cauce sigue seco y los árboles del soto continúan recurriendo a la escasa agua que circula entre las gravas y arenas del fondo del valle. A estas alturas, los chopos están perdiendo las hojas sin conseguir ese tono amarillo vivo que les resulta característico. Muchas de ellas, muestran avanzados ataques de hongos. Otras, tan pronto caen al suelo, se secan perdiendo el color amarillo.

La lluvia de este fin de semana ha refrescado el aire y nos ha traído el otoño que deseábamos. 


El viernes recorrimos el Paseo Fluvial Río Alfambra, el sendero que une Jorcas y Galve, pasando por Aguilar del Alfambra. Este sendero de Pequeño Recorrido (PR TE-51) sigue primero el barranco del Regajo y, tras su unión con el río Alfambra, la ribera hasta Aguilar. Coincide con la futura Arboleda Singular "Ribera de Chopo Cabecero del Alfambra" propuesta por el Departamento de Desarrollo rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón.


Este paseo nos permitió disfrutar de una alfombra continua formada por las hojas del chopo o álamo negro (Populus nigra) que tapizan el sendero ...


Una alfombra amarilla de más de 8 kilómetros de larga. Una alfombra tan solo interrumpida por las de hojas rojas del álamo cano (Populus canescens) en aquellos escasos parajes en los que este árbol hace su presencia ...


o las de los sauces (Salix alba), aquí conocidos como sargas blancas, como ocurre en el barranco del Regajo donde abundan unos viejos y robustos sauces trasmochos. Al igual que los chopos, no consiguen el amarillo de otros años ...


mientras que, aguas abajo del Molino de Ababuj, en el paraje del sargal predominan las sargas (Salix purpurea), pioneras de la colonización de las gravas ...


En los márgenes de la ribera, intentando colonizar los vecinos campos, prosperan las vizcoderas, también conocida como manzanicas de pastor (Crataegus monogyna) cuyas hojas están plenamente afectadas por los hongos, que parecen percibir la debilidad de la planta ...


Este espino se acompaña por la galabardera (Rosa canina) aunque no prospera como aquel en estos terrenos frescos y sombreados ...


Otro elemento de la orla espinosa es el endrinero (Prunus spinosa) ...


... este año escaso en frutos, por las intensas heladas de abril. Otro año sin pacharán.

O el redondillo (Ribes alpinum) ...


también dependiente del sombreado del bosque. En este caso del soto fluvial.

Otro arbusto caducifolio propio de esta banda cerrada de matas altas es el aligustre (Ligustrum vulgare) ...


cargado de frutos, este sí.

El cornejo (Cornus sanguinea), también propio de estos ambientes, vira el color de la hoja del verde al rojizo ...


tal como advierte su nombre específico.

La mentironera (Viburnum lantana) es un arbusto caducifolio propio de los rebollares y pinares pero que también se interna en el soto, bajo la sombra de los sauces y los chopos ...


Enreligando espinos y otros arbustos prosperan las madreselvas (Lonicera xylosteum)....


En el entorno de los huertos y cerca de los edificios, siempre sobre suelo húmedo y bien femado, crece la sabuquera (Sambucus nigra) ...


Endrineras, vizcoderos y galabarderas son plantas leñosas de la familia de las Rosáceas. Esta familia tiene muchas plantas de hoja caduca que viran el color de la hoja de verde a amarillo (o rojizo, según casos) antes de caer. Incluso alberga algunas herbáceas que también tienen esta propiedad, como Agrimonia eupatoria ...


... que crece en los ribazos de suelo fresco y arcilloso.

Ya son escasos, pero aún quedan viejos frutales en los linderos de algunos campos. La noguera (Juglans regia) ...


el manzano (Malus domestica) ...


o el cerezo (Prunus avium


... salpican aquí y allá. 

El ciruelo (Prunus domestica), por su facilidad para producir rechizos, forma setos cerrados en los ribazos cercanos a las acequias ...


Mientras que en algún ribazo perdido aguanta el azarollo (Sorbus domestica) ...


Cuando el suelo se hace cantera, encuentran su terreno dos matas de hoja caduca que tiñen de rojo el gris blanquecino de la caliza. Una es la villomera (Amelanchier ovalis) ...


y el otro es el agrillo (Berberis hispanica) ...


Verdes, amarillos, rojizos ... los últimos colores de la temporada que se va. El último lujo del bosque antes de que caiga la hoja. Antes de que caiga el largo invierno. 


¡Vente al Alto Alfambra a disfrutar de los últimos días de otoño!  

2 comentarios:

  1. ¡es verdad! Nosotros hemos estado, sólo hemos paseado hasta el San Antonio y la palanca, pero suficiente para hacer "guerra de hojas" y cargar una bolsa llena de "hojas del otoño" para llevar al cole... De todos los colores, gracias Chabier porque ahora podré decirles de qué árbol cayeron.

    ResponderEliminar
  2. fantástico. Cuando vayas a Jorcas de paseo, pídele a Román que te uestre mis azarolleros. Son árboles singulares. A ver si me apunto a algún paseo contigo cuando empiece el año 2018.

    ResponderEliminar